Estimado colega:

Deseamos recordarles que los recetarios oficiales rosados (Decreto 3321/95 y 1323/01), poseen una marca en tinta de seguridad (margen superior izquierdo) con la sigla “MS”, la cual  puede visualizarse utilizando el mismo detector de luz UV que  cotidianamente usamos para detectar billetes falsos. Esta verificación sencilla nos permite detectar copias apócrifas en el momento de la dispensa.

Estupefacientes: recordatorio

LISTA II

• Acetildihidrocodeína,
• Codeína
• Dextropropoxifeno
• Dihidrocodeína
• Etilmorfina (Dionina)
• Folcodina
• Hidrocodona (dihidrocodeinona) Disp. ANMAT 8700/2011
• Nicocodina
• Nicodicodina
• Norcodeína
• PropiramoSe incluyen los isómeros de esta Lista, a menos que estén expresamente exceptuados, siempre que sea posible formar dichos isómeros dentro de la nomenclatura especificada en esta Lista.

Las sales de los estupefacientes enumerados en esta Lista, incluso las sales de los isómeros en las condiciones antes expuestas, siempre que sea posible formar dichas sales.

La dispensa en todos los casos se realiza con receta oficial por triplicado. A la farmacia llegan el original y el duplicado. El original se  fecha, sella, firma y se asienta en los libros correspondientes, finalmente se archiva en la farmacia. El duplicado fechado, sellado, firmado y numerado se envía dentro de los 8 días de la dispensa a la dirección de Farmacia de la Pcia. De Buenos Aires.

LISTA III

• Acetildihidrocodeína
• Codeína
• Dextropropoxifeno
• Dihidrocodeína
• Etilmorfina (Dionina)
• Folcodina
• Nicocodina
• Nicodicodina
• Norcodeína
• Propirano
Están incluidos en este Listado los preparados de las drogas antes mencionadas, de tal modo que el preparado ofrezca muy poco o ningún peligro de abuso y de tal manera que el Estupefaciente no pueda separarse por medios sencillos o en cantidades que ofrezcan peligro para la salud pública y que su contenido de estupefaciente no sea superior a 100 mg. por Unidad Posológica y el concentrado no exceda del 2,5 % en los preparados no divididos.
Se recuerda que la droga DEXTROPROPOXIFENO está incluida en la Lista II de Estupefacientes, pero cuando el producto para uso oral no supera los 135 mg. por unidad de dosificación o con una concentracion no superior a 2,5% en preparados no divididos, el medicamento que la contiene, se ubica en la Lista III, (Disp.Anmat 4861/96). “ Se dispensa con recertario oficial rosa ( decreto 3321/95 y 1323/01)” .
La Dirección de Farmacia, al controlar los duplicados remitidos por las oficinas farmacéuticas, ha observado que en algunos casos se han dispensado estupefacientes pertenecientes a lista III con la receta oficial triplicada, la que se reserva para lista I y II.
• La comercialización para todas las listas de estupefacientes entre el Laboratorio y la Droguería, o entre alguno de ellos y la Farmacia, SIEMPRE SE REALIZA POR INTERMEDIO DE VALES OFICIALES (art.14°Ley de estupefacientes 17878).

CAPITULO I
DISPOSICIONES GENERALES

ARTÍCULO 1º – A los efectos de la presente ley, de aplicación en todo el territorio de la República, se considerarán estupefacientes:
a) Las sustancias, drogas y preparados enunciados en las listas anexas (Naciones Unidas – Convención única sobre estupefacientes del año 1961), que forman parte de la presente ley;
b) Aquellas otras que, conforme a estudios y dictámenes propios o a recomendaciones de los organismos internacionales, la autoridad sanitaria nacional resuelva incluir en las mismas.
A tales fines la autoridad sanitaria nacional publicará periódicamente la nómina de estupefacientes sujetos a fiscalización y control y las eventuales modificaciones de las listas.

ARTÍCULO 2º – La importación, exportación, fabricación, fraccionamiento, circulación y expendio de estupefacientes quedan sujetos a las normas de la presente ley.

ARTÍCULO 3º – Queda prohibida la producción, fabricación, exportación, importación, comercio y uso de los estupefacientes contenidos en la lista IV de la Convención Única sobre Estupefacientes del año 1961, con excepción de las cantidades estrictamente necesarias para la investigación médica y científica, incluidos los experimentos clínicos con estupefacientes que se realicen bajo vigilancia y fiscalización de la autoridad sanitaria.

CAPITULO II
ESTIMACIONES

ARTÍCULO 4º – La autoridad sanitaria nacional establecerá anualmente para todo el país y en las fechas que para cada caso determine:
a) La estimación de consumo de estupefacientes con fines médicos y científicos;
b) La cantidad de estupefacientes a utilizar en la elaboración de otros estupefacientes, preparados de la lista III y de sustancias derivadas a las que no se aplicará la Convención Única sobre Estupefacientes del año 1961;
c) La estimación -ajustada a lo previsto en el Artículo 25 de la Convención Única sobre Estupefacientes del año 1961- de las necesidades de adormidera (Papaver Somniferum L.) para la eventual autorización de su cultivo;
d) La existencia de estupefacientes al 31 de diciembre del año anterior al que se refieren las previsiones;
e) Las cantidades de estupefacientes necesarias para agregar a las existencias especiales;
f) La cantidad necesaria de los distintos estupefacientes para fines de exportación.
La autoridad sanitaria nacional podrá fijar durante el año para el cual se han establecido las necesidades, una previsión complementaria en aquellos casos en que razones de excepción así lo aconsejen.

CAPITULO III
IMPORTACIÓN Y EXPORTACION

ARTÍCULO 5º – Sólo podrán ser importados, exportados o reexportados los estupefacientes comprendidos en el Artículo 1, por puertos o aeropuertos bajo jurisdicción de la Aduana de la Capital Federal, exceptuando hojas de coca para expendio legítimo en la región delimitada por la autoridad sanitaria nacional, las que podrán también ser importadas por las aduanas de la frontera con la República de Bolivia.
Las autoridades aduaneras no permitirán el despacho de ninguno de los estupefacientes enumerados en el Artículo 1 sin intervención previa de la autoridad sanitaria nacional.

ARTÍCULO 6º – Para la importación de los estupefacientes comprendido en el Artículo 1 de esta ley, será indispensable obtener en cada caso y para cada uno de ellos, un certificado oficial otorgado por la autoridad sanitaria nacional de conformidad con las especificaciones señaladas en la Convención Única sobre Estupefacientes del año 1961, el que será confeccionado de acuerdo al modelo establecido por la Comisión de Estupefacientes del Consejo Económico y Social de las Naciones Unidas.
El certificado de importación será extendido por triplicado y se le dará el siguiente destino:
a) Original, se entregará al interesado;
b) Duplicado, lo remitirá la autoridad sanitaria nacional a los organismos competentes del país exportador;
c) Triplicado, será archivado por la autoridad sanitaria nacional.
El certificado oficial de importación caducará a los 180 días de la fecha de su emisión.

ARTÍCULO 7º – Para la exportación o reexportación de estupefacientes será indispensable obtener en cada caso y para cada uno de ellos, un certificado oficial otorgado por la autoridad sanitaria nacional, de conformidad a las especificaciones señaladas en la Convención Única sobre Estupefacientes del año 1961.
El certificado oficial de exportación o reexportación caducará a los 60 días de la fecha de su emisión. Dichos certificados serán extendidos por cuadruplicado y se le dará el siguiente destino:
a) Original, se entregará al interesado;
b) Duplicado, lo remitirá la autoridad sanitaria nacional a la Dirección Nacional de Aduanas, la que se lo restituirá cuando la operación haya sido efectuada;
c) Triplicado, lo remitirá la autoridad sanitaria nacional a los organismos competentes del país que haya extendido el certificado de importación;
d) Cuadruplicado, será archivado por la autoridad sanitaria nacional.

ARTÍCULO 8º – Los estupefacientes en tránsito deberán estar amparados por un certificado oficial, que la autoridad sanitaria nacional extenderá por cuadruplicado, previa presentación de los certificados oficiales de exportación e importación otorgados por las autoridades de los países de donde proceden y adonde se dirijan los estupefacientes.
Al certificado oficial de tránsito se le dará el siguiente destino:
a) Original, se entregará al interesado;
b) Duplicado, lo remitirá la autoridad sanitaria nacional a la Dirección Nacional de Aduanas, la que se lo restituirá cuando los estupefacientes hayan salido del territorio argentino;
c) Triplicado, lo remitirá la autoridad sanitaria nacional a los organismos competentes del país importador;
d) Cuadruplicado, será archivado por la autoridad sanitaria nacional.
Los estupefacientes en tránsito no podrán ser sometidos a manipulación alguna que pueda alterar su naturaleza, como tampoco modificar su embalaje sin autorización previa de la autoridad sanitaria nacional.
La autoridad sanitaria nacional queda facultada para autorizar cambio de destino, de acuerdo a las especificaciones de la Convención Única sobre Estupefacientes del año 1961.

ARTÍCULO 9º – Sólo podrán importar, exportar o reexportar estupefacientes las personas habilitadas expresamente por la autoridad sanitaria nacional.
La autoridad sanitaria nacional establecerá los registros que deberán llevar dichas personas, foliados y rubricados por aquella, en los que constarán todos los datos sobre cantidades, países de procedencia y destino y todo otro que se establezca reglamentariamente.

ARTÍCULO 10º – Las instituciones de investigación científica podrán importar estupefacientes, a esos fines, en las condiciones que determine la autoridad sanitaria nacional, de conformidad con la especificaciones de la Convención Única de sobre Estupefacientes del año 1961.

CAPITULO IV
ELABORACIÓN NACIONAL

ARTÍCULO 11º – Los establecimientos habilitados para la elaboración de estupefacientes deberán obtener de la autoridad sanitaria nacional, autorización especial en la que se especificará las drogas que podrán elaborar. Para los derivados de la morfina, tales especificaciones podrán otorgarse en su equivalente en morfina base anhidra.

ARTÍCULO 12º – La autoridad sanitaria nacional fijará anualmente para cada establecimiento autorizado una cuota de la previsión anual establecida por el Artículo 4 para el país.

ARTÍCULO 13º – Los establecimientos habilitados para elaborar estupefacientes deberán inscribir diariamente sus operaciones en registros especiales, foliados y rubricados por la autoridad sanitaria nacional, haciendo constar en los mismos, fecha, nombre del proveedor, clase y cantidad de materias primas ingresadas, así como también todos aquellos estupefacientes que se elaboren o expendan.
Los establecimientos habilitados sólo podrán expender sus productos a quienes estén autorizados por la autoridad sanitaria nacional para la adquisición de los mismos.
La autoridad sanitaria nacional verificará la cantidad y calidad de los estupefacientes obtenidos por los establecimientos habilitados para su elaboración.

CAPITULO V
COMERCIO EXTERIOR

ARTÍCULO 14º – La enajenación, por cualquier título, de estupefacientes destinados al comercio o a la industria farmacéutica, sólo podrá efectuarse mediante formularios impresos de acuerdo al modelo aprobado por la autoridad sanitaria nacional, en los que deberá consignarse: especificación de la droga o preparado, cantidades, unidad o tipo de envase y ser firmados y fechados.
El formulario se confeccionará por triplicado y se le dará el siguiente destino:
a) Original, será remitido juntamente con los estupefacientes y archivado por el adquirente;
b) Duplicado, será remitido a la autoridad sanitaria en el plazo que ésta establezca;
c) Triplicado, quedará en poder del cedente.

ARTÍCULO 15º – Los estupefacientes podrán ser adquiridos en las condiciones que en cada caso se determinan, por:
a) Los Laboratorios habilitados y autorizados para elaborar medicamentos que contengan estupefacientes;
b) Droguerías y farmacias habilitadas;
c) Hospitales o establecimientos de asistencia médica con farmacia habilitada;
d) Hospitales o establecimientos de asistencia médica sin farmacia habilitada;
e) Instituciones científicas previamente autorizadas al efecto por las autoridades sanitarias.
En los casos del Inc. a) los laboratorios deberán llevar un registro especial foliado y rubricado por la autoridad sanitaria competente, en el que asentarán la cantidad de estupefacientes adquiridos, fecha nombre del proveedor y las cantidades invertidas para cada partida elaborada y el número de unidades de cada producto obtenido.
Su expendio deberá ser igualmente registrado indicando fecha, cantidades o unidades y nombre del adquirente. Los libros registros deberán ser exhibidos a la autoridad sanitaria a su solo requerimiento.
En los casos de los Incs. b) y c), las droguerías y farmacias deberán llevar un libro registro de entrada y salida de estupefacientes, foliado y rubricado por la autoridad sanitaria competente, en el que se asentará diariamente con la firma del director técnico, la cantidad de sustancias, preparados, fórmulas y unidades de especialidades ingresadas y expedidas y los datos de identificación del destinatario. Las recetas deberán archivarse de acuerdo a lo establecido en los Arts. 16 y 17.
En los casos del Inc. d), los establecimientos, podrán adquirir los medicamentos o preparados con estupefacientes con la firma del director médico. El pedido deberá ser previamente visado por la autoridad sanitaria competente.
Dichas entidades deberán consignar diariamente en registros especiales foliados y rubricados por la autoridad sanitaria, la cantidad de los preparados y unidad de las especialidades adquiridas, estableciendo dónde se adquirieron, nombre del paciente, del médico que prescribió su aplicación, fecha y dosis instituida.
El director médico del establecimiento firmará diariamente tales registros.
En los casos del Inc. e), las instituciones científicas deberán obtener autorización previa de las autoridades sanitarias, llevar un libro de entrada y salida de los estupefacientes y documentar el uso dado a los mismos.

CAPITULO VI
DESPACHO AL PUBLICO

ARTÍCULO 16º – Las preparaciones y especialidades medicinales que:
a) Contengan estupefacientes incluidos en la lista I de la Convención Única sobre Estupefacientes del año 1961 excepto la resina de cannabis, el concentrado de paja de adormidera y la heroína; y
b) Los de la lista II que superen las concentraciones establecidas en la lista III, sólo podrán ser prescriptas por profesionales médicos matriculados ante autoridad competente, mediante recetas extendidas en formularios oficializados, conforme al modelo aprobado por la autoridad sanitaria nacional.
La receta deberá ser manuscrita por el médico en forma legible y señalando la denominación o la fórmula y su prescripción, con las cantidades expresadas en letras, debiendo constar nombre, apellido y domicilio del enfermo. Para despachar estas recetas el farmacéutico deberá numerarlas, seguir el número de asiento en el libro recetario, sellarlas, fecharlas y firmarlas en su original y duplicado. Este deberá remitirlo dentro de los 8 días del expendio a la autoridad sanitaria.
Las recetas a las que se refiere el presente Artículo, las despachará el farmacéutico una única vez. Los originales deberán ser copiados en el libro recetario y archivados por el director técnico de la farmacia durante 2 años.
Estas recetas podrán ser destruidas una vez cumplido el término señalado, previa intervención de la autoridad sanitaria, la que labrará acta sobre tal circunstancia.
El movimiento de estupefacientes deberá consignarse diariamente en el libro foliado y rubricado por autoridad sanitaria competente.

ARTÍCULO 17º – Los estupefacientes enumerados en la lista III, podrán despacharse en las farmacias por receta médica manuscrita, fechada y firmada por el médico.

ARTÍCULO 18º – En ningún caso podrán expenderse recetas cuya cantidad de estupefacientes exceda la necesaria para administrar, según la dosis diaria instituida, hasta 10 días de tratamiento.

ARTÍCULO 19º – Para la prescripción de sobredosis se deberá seguir las indicaciones de la Farmacopea Nacional subrayándose las dosis con dos líneas y escribiéndolas con letras.
Para aquellos casos de orden médico excepcional, se procederá en la forma indicada en el párrafo anterior, debiendo además el médico informar a la autoridad sanitaria sobre la identidad del paciente.

ARTÍCULO 20º – Las preparaciones galénicas con cocaína destinadas por el médico a ser utilizadas en su actividad profesional, deberán ser prescriptas en formularios oficializados, certificando el médico el destino de las mismas.

ARTÍCULO 21º – Los veterinarios que acrediten ante la autoridad sanitaria estar matriculados por autoridad competente, podrán prescribir estupefacientes que sólo podrán ser utilizados en veterinaria. Deberán figurar en esas recetas el nombre y domicilio del propietario del animal, fecha y dosis, y ser formuladas por duplicado.
La receta deberá ser previamente visada por la autoridad sanitaria y archivado el original por el farmacéutico, quien deberá remitir el duplicado a la autoridad sanitaria.
La receta deberá transcribirla el farmacéutico en el libro  recetario y consignarla en el registro especial.

CAPITULO VII
APROVISIONAMIENTO DE MEDIOS DE TRANSPORTE

ARTÍCULO 22º – La autoridad sanitaria nacional reglamentará las condiciones de aprovisionamiento y administración de estupefacientes en medios de transporte de matrícula  nacional. También reglamentará las condiciones de aprovisionamiento eventual en territorio argentino de naves y aeronaves de matrícula extranjera.

CAPITULO VIII
DE LAS SANCIONES

ARTÍCULO 23º – Las infracciones a las normas de la presente ley y su reglamentación – siempre que no estén consideradas en el Código Penal – serán sancionadas:
a) Con apercibimiento;
b) Con multas de m$n. 10.000 a m$n. 400.000;
c) Con la clausura, total o parcial, temporal o definitiva según la gravedad de la causa o reiteración de la infracción, del establecimiento en que ella se hubiere cometido;
d) Suspensión o inhabilitación para el ejercicio de la actividad o profesión por un lapso de hasta 3 años;
e) El comiso de los efectos o productos en infracción o de los compuestos en que intervengan dichos elementos o sustancias.
La autoridad sanitaria podrá graduar las sanciones previstas precedentemente, aplicándolas separada o acumulativamente según la gravedad de la falta, de acuerdo a su trascendencia desde el punto de vista sanitario y/o en virtud de los antecedentes del imputado.

ARTÍCULO 24º – En los casos de reincidencia en las infracciones, la autoridad sanitaria podrá además inhabilitar al infractor por el término de un mes a 5 años, según los antecedentes del mismo, la gravedad de la falta y su proyección desde el punto de vista sanitario.

ARTÍCULO 25º – El producto de las multas aplicadas por la autoridad sanitaria nacional ingresará al Fondo Nacional de la Salud, dentro del cual se contabilizará por separado y deberá destinarse a funciones de fiscalización o policía sanitaria.
El producto de las multas que apliquen las autoridades sanitarias provinciales se ingresará de acuerdo a lo que en las respectivas jurisdicciones se disponga al efecto, con análogo destino al expresado en el párrafo precedente.

CAPITULO IX
DE LA PRESCRIPCION

ARTÍCULO 26º – Las infracciones a esta ley y a sus reglamentos prescribirán a los 2 años; los actos de procedimiento administrativo o judicial interrumpirán la prescripción.

CAPITULO X
DEL PROCEDIMIENTO

ARTÍCULO 27º – Las infracciones a esta ley o sus reglamentaciones cometidas en territorio de jurisdicción federal, o que surtan efectos en él, o que afecten al comercio interjurisdiccional, serán sancionadas por la autoridad sanitaria nacional previo sumario, con audiencia de prueba y defensa a los presuntos infractores y conforme al procedimiento que se establecerá mediante decreto reglamentario. Las constancias del acta labrada en forma, que no sean enervadas por otras pruebas, podrán ser consideradas como plena prueba de responsabilidad del imputado.

ARTÍCULO 28º – Las resoluciones imponiendo cualquiera de las sanciones previstas por esta ley, serán apelables ante las respectivas cámaras federales de apelación y en la Capital Federal, ante la Cámara Nacional de Apelaciones en lo Federal y Contencioso Administrativo, según sea el lugar de comisión de la infracción. El recurso deberá interponerse con expresión concreta de agravios dentro de los 5 días de notificarse la resolución administrativa, y se concederá al solo efecto devolutivo, salvo cuando la pena sea de clausura o inhabilitación, en que se concederá con efecto suspensivo.
Tratándose de multas hasta m$n 100.000, será condición de apelación el previo ingreso de su importe.

ARTÍCULO 29º – La falta de pago de las multas hará exigible su cobro por vía de apremio, constituyendo título suficiente de ejecución el testimonio de la resolución condenatoria expedido por el organismo de aplicación.

ARTÍCULO 30º – Los funcionarios encargados de la vigilancia de las disposiciones de esta ley o sus reglamentaciones tendrán facultades para proceder al secuestro de los elementos probatorios; para disponer la intervención de la mercadería en infracción, nombrando depositario, o la clausura preventiva del establecimiento cuando ello fuera indispensable para el mejor curso de la investigación.
Para el cumplimiento de su cometido el organismo de aplicación podrá requerir el auxilio de la fuerza pública, secuestrar documentación y libros y solicitar de los jueces competentes órdenes de allanamiento.

ARTÍCULO 31º – Esta ley y su reglamentación se aplicará y hará cumplir por las autoridades sanitarias nacionales o provinciales en su respectiva jurisdicción. Sin perjuicio de ello, la autoridad sanitaria nacional podrá concurrir para hacer cumplir dichas normas en cualquier parte del país.

ARTÍCULO 32º – El Poder Ejecutivo nacional y el de cada una de las provincias reglamentará las normas de procedimiento para la aplicación de las sanciones de la presente ley en su respectiva jurisdicción.

ARTÍCULO 33º – Comuníquese, etc.

Soy un bloque de texto. Haz clic en el botón Editar para cambiar este texto. Lorem ipsum dolor sit amet, consectetur adipiscing elit. Ut elit tellus, luctus nec ullamcorper mattis, pulvinar dapibus leo.

CAPÍTULO I 
DISPOSICIONES GENERALES

ARTÍCULO 1º – A los efectos de la presente ley, de aplicación en todo el territorio de la República, se considerarán psicotrópicos:
a) Las drogas, preparados y especialidades farmacéuticas incluidos en las listas anexas I, II, III y IV, que forman parte integrante de la presente ley.
b) Aquellas otras que, conforme a estudios, dictámenes propios o recomendaciones de organismos internacionales, la autoridad sanitaria nacional resuelva incluir en dichas listas.
A tales fines la autoridad sanitaria nacional queda facultada para modificar las listas mencionadas.

ARTÍCULO 2º – (1) La importación, exportación, fabricación, fraccionamiento, circulación, expendio y uso de los psicotrópicos contemplados en el Artículo 1 quedan sujetos a las normas de la presente ley y de los reglamentos que en su consecuencia se dicten.
Queda expresamente comprendida por la presente ley, la tenencia de existencias de productos considerados psicotrópicos adquiridos con anterioridad a su vigencia, por las personas, establecimientos o instituciones citadas en su Artículo 12.

ARTÍCULO 3º – Queda prohibida la importación, exportación, fabricación, fraccionamiento, circulación, expendio y uso de los psicotrópicos incluidos en la lista I, con excepción de las cantidades estrictamente necesarias para la investigación médica y científica incluidos los experimentos clínicos, que se realicen bajo autorización y fiscalización de la autoridad sanitaria nacional, conforme a lo que establezca la reglamentación.

CAPÍTULO II 
IMPORTACIÓN Y EXPORTACION

ARTÍCULO 4º – Los psicotrópicos incluidos en la lista I, sólo podrán ser importados, exportados o reexportados por puertos o aeropuertos bajo jurisdicción de la Aduana de la Capital Federal.
Los comprendidos en las listas II, III y IV podrán serlo por cualquiera de las Aduanas del país.
Las autoridades aduaneras no permitirán la entrada o salida de ninguno de los psicotrópicos comprendidos en el Artículo 1 de esta ley, sin intervención previa de la autoridad sanitaria nacional.

ARTÍCULO 5º – Sólo podrán importar, exportar o reexportar los psicotrópicos incluidos en las listas II y III, las personas previamente habilitadas a tal efecto por la autoridad sanitaria nacional en la forma y condiciones que establezca la reglamentación.
La autoridad sanitaria nacional determinará los registros que deberán llevar dichas personas, foliados y rubricados por aquélla, en los que constarán todos los datos sobre cantidades, países de procedencia, destino y todo otro que se establezca reglamentariamente.

ARTÍCULO 6º – Para la importación de los psicotrópicos incluidos en las Listas II y III, será indispensable obtener en cada caso y para cada uno de ellos, un certificado oficial otorgado por la autoridad sanitaria nacional, el que será extendido con las constancias que determine la reglamentación. El certificado oficial de importación será extendido por triplicado y se le dará el siguiente destino:
a) El original se entregará al interesado.
b) El duplicado lo remitirá la autoridad sanitaria nacional a los organismos competentes del país exportador.
c) El triplicado, será archivado por la autoridad sanitaria nacional.
El certificado oficial de importación caducará a los 180 días de la fecha de su emisión.

ARTÍCULO 7º – Para la exportación o reexportación de los psicotrópicos incluidos en las listas II y III, será indispensable obtener en cada caso y para cada uno de ellos, un certificado oficial otorgado por la autoridad sanitaria nacional, el que será extendido con las constancias que determine la reglamentación.
El certificado oficial de exportación o reexportación será extendido por cuadruplicado y se le dará el siguiente destino:
a) El original, se entregará al interesado.
b) El duplicado lo remitirá la autoridad sanitaria nacional a la Administración Nacional de Aduanas, la que lo restituirá cuando la operación haya sido concluida.
c) El triplicado, lo remitirá la autoridad sanitaria nacional a los organismos competentes del país importador.
d) El cuadruplicado, será archivado por la autoridad sanitaria nacional.
El certificado oficial de exportación caducará a los 90 días de la fecha de su emisión.

ARTÍCULO 8º – Los psicotrópicos comprendidos en las listas I, II y III, en tránsito por el territorio del país, deberán estar amparados por un certificado oficial otorgado por la autoridad sanitaria nacional, previa presentación de los certificados de importación y exportación expedidos por las autoridades competentes de los países de donde procedan y adonde se dirijan los psicotrópicos.
El certificado oficial de tránsito será extendido por cuadruplicado y se le dará el siguiente destino:
a) El original, se entregará al interesado.
b) El duplicado, lo remitirá la autoridad sanitaria nacional a la Administración Nacional de Aduanas, la que lo restituirá cuando los psicotrópicos hayan salido del territorio argentino.
c) El triplicado, lo remitirá la autoridad sanitaria nacional a los organismos competentes del país importador.
d) El cuadruplicado, será archivado por la autoridad sanitaria nacional.
Los psicotrópicos en tránsito no podrán ser sometidos a manipulación alguna que pueda alterar su naturaleza, como tampoco modificar su embalaje sin autorización previa de la autoridad sanitaria nacional.
La autoridad sanitaria nacional queda facultada para autorizar el cambio de destino de los psicotrópicos en tránsito de conformidad a lo que establezca la reglamentación.

CAPÍTULO III 
ELABORACIÓN NACIONAL

ARTÍCULO 9º (2) – Los establecimientos habilitados para la elaboración de drogas deberán inscribir por fechas correlativas las operaciones relacionadas con las drogas psicotrópicas, incluidas en las listas II y III en los registros especiales que determine la reglamentación.
Las operaciones relacionadas con las drogas psicotrópicas incluidas en la lista IV, se registrarán conforme a las obligaciones establecidas en las normas legales vigentes, para la elaboración de drogas medicinales.

ARTÍCULO 10º – Los establecimientos a que se refiere el Artículo 9, sólo podrán expender los psicotrópicos incluidos en las listas II, III y IV a quienes estén autorizados por la autoridad sanitaria competente para su adquisición.

CAPÍTULO IV
COMERCIO INTERIOR

ARTÍCULO 11º (2) – La enajenación por cualquier título, de los psicotrópicos incluidos en las listas II y III, sólo podrá efectuarse mediante formularios aprobados por la autoridad sanitaria nacional y con las constancias que determine la reglamentación. Serán impresos, numerados por triplicado y entregados bajo recibo por la autoridad sanitaria competente del domicilio del solicitante.
El formulario se confeccionará por triplicado y se le dará el siguiente destino:
a) El original, será remitido juntamente con los psicotrópicos y será archivado por el adquirente;
b) El duplicado, será remitido por el enajenante a la autoridad sanitaria competente de su domicilio, dentro del plazo de 48 horas;
c) El triplicado quedará en poder del enajenante y archivado por éste. Dichos formularios serán archivados separadamente y por fechas correlativas durante 2 años.
La enajenación, por cualquier título, de los psicotrópicos incluidos en la lista IV, sólo podrá efectuarse con factura especial separada, por duplicado, individualizando la marca, procedencia, dosis y contenido del envase. Dichas facturas serán archivadas separadamente y por fechas correlativas durante 2 años por el enajenante y el adquirente.

ARTÍCULO 12º (2)(1) – Sin perjuicio de la documentación exigida por el Artículo 11, los psicotrópicos incluidos en las listas II, III y IV podrán ser adquiridos en las condiciones que en cada caso se determina por:
a) Laboratorios habilitados y autorizados para elaborar medicamentos que contengan psicotrópicos;
b) Droguerías;
c) Farmacias;
d) Hospitales o establecimientos de asistencia médica con farmacia habilitada;
e) Instituciones para investigación médica o científica previamente autorizadas por la autoridad sanitaria competente.
En los casos del Inc. a) los laboratorios deberán llevar, respecto a los psicotrópicos incluidos en la lista II, un registro especial foliado y rubricado por la autoridad sanitaria competente, en el que se asentarán las cantidades de drogas psicotrópicas adquiridas, fecha, nombre del proveedor y las cantidades invertidas para cada partida de especialidades farmacéuticas elaboradas y el número de unidades de cada producto obtenido y vendido, registrando igualmente la fecha, cantidades o unidades, y nombre y domicilio del adquirente. Los psicotrópicos incluidos en las listas III y IV se registrarán conforme a las obligaciones establecidas en las normas legales vigentes para la elaboración de medicamentos.
En los casos del Inc. b), las droguerías deberán llevar un libro registro de entradas y salidas de drogas psicotrópicas y de especialidades farmacéuticas que las contengan, incluidas en la lista II, foliado y rubricado por la autoridad sanitaria competente, en el que se asentará diariamente, con la firma del director técnico, la cantidad de drogas y unidades de especialidades farmacéuticas ingresadas y expedidas y los datos de identificación del destinatario. Los psicotrópicos incluidos en las listas III y IV se registrarán conforme a las obligaciones establecidas en las normas legales vigentes sobre habilitación y funcionamiento de droguerías.
En los casos del Inc. c) las farmacias deberán llevar un libro registro de entradas y salidas de drogas psicotrópicas y de especialidades farmacéuticas que las contengan, incluidas en la lista II, foliado y rubricado por la autoridad sanitaria competente, en el que se asentarán diariamente la cantidad de drogas y unidades de especialidades farmacéuticas empleadas en la preparación de recetas o despachadas, con los datos de identificación, fecha, procedencia, cantidad, médico que prescribe la receta, número de la receta correspondiente al asiento en el libro copiador de recetas, número de recetario oficial y saldo existente. Los psicotrópicos incluidos en las listas III y IV se registrarán conforme a las obligaciones establecidas en las normas legales vigentes sobre habilitación y funcionamiento de farmacias.
Las recetas deberán archivarse de acuerdo a lo establecido en los artículos. 13 y 14.
En los casos del Inc. d), las farmacias de los hospitales o establecimientos de asistencia médica, deberán llevar un libro registro de entradas y salidas de drogas psicotrópicas y de especialidades farmacéuticas que las contengan, incluidas en la lista II, foliado y rubricado por la autoridad sanitaria competente, en el que se asentará diariamente la cantidad de drogas y unidades de especialidades farmacéuticas empleadas en la preparación de recetas o despachadas.
En los casos del Inc. e), las instituciones para investigación médica o científica, deberán obtener autorización previa de la autoridad sanitaria competente, llevar un libro de entradas y salidas de psicotrópicos con las constancias que se determinen al acordarse la autorización y documentar el uso dado a los mismos.
Para todos los casos citados previamente, las partidas de psicotrópicos en existencia anterior a la vigencia de esta ley deberán ser ingresadas a los libros bajo el rubro “Stocks preexistentes” y descargadas con las mismas formalidades y contralor fijados por esta ley.

CAPÍTULO V 
DESPACHO AL PÚBLICO

ARTÍCULO 13º – Los psicotrópicos incluidos en la Lista II, sólo podrán ser prescriptos por profesionales médicos matriculados ante autoridad competente, mediante recetas extendidas en formularios oficializados, por triplicado, conforme al modelo aprobado por la autoridad sanitaria nacional. Las recetas deberán ser manuscritas por el médico en forma legible, señalando la denominación del psicotrópico o la fórmula y su prescripción, con cantidades expresadas en letras y números, debiendo constar nombre, apellido, domicilio del enfermo y la dosis por vez y por día. Para despachar estas recetas el farmacéutico deberá numerarlas, siguiendo el número correlativo de asiento en el libro recetario, sellarlas, fecharlas y firmarlas en su original y duplicado, remitiendo este último dentro de los 8 días del expendio a la autoridad sanitaria competente. El triplicado lo conservará el médico.
Las recetas a las que se refiere el presente Artículo, serán despachadas por el farmacéutico una única vez.
Los originales deberán ser copiados en el libro recetario y archivarse por el director técnico de la farmacia durante 2 años.

ARTÍCULO 14º – Los psicotrópicos incluidos en las listas III y IV sólo podrán despacharse bajo receta archivada, manuscrita, fechada y firmada por el médico.
Las recetas a que se refiere el presente Artículo se despacharán por el farmacéutico una única vez, debiendo ser numeradas correlativamente siguiendo el número de asiento en el libro recetario, donde serán copiadas, selladas, fechadas y firmadas por el director técnico de la farmacia, archivándose durante 2 años.
Cuando en las recetas se encuentren omitidos el tamaño o el contenido del envase el farmacéutico deberá despachar el de menor contenido.
En caso de que un mismo psicotrópico circulare en distintas dosis y ésta no se especificara en la receta, deberá despacharse la de menor dosis.

ARTÍCULO 15º – Queda prohibida la circulación de todo medicamento cuya composición contenga los psicotrópicos incluidos en las listas II, III y IV, que no lleven en sus envases, rótulos y prospectos, en forma bien visible y  destacada, la leyenda “Este medicamento debe ser usado exclusivamente bajo prescripción y vigilancia médica y no puede repetirse sin nueva receta médica”.
Los que no se ajusten a esta exigencia serán decomisados sin perjuicio de la aplicación de las demás sanciones previstas en la presente ley.

ARTÍCULO 16º – En ningún caso podrán extenderse ni expenderse recetas cuya cantidad de psicotrópicos incluidos en la lista II, exceda la necesaria para administrar, según la dosis instituida, hasta 20 días de tratamiento.

ARTÍCULO 17º – Los veterinarios que acrediten ante la autoridad sanitaria estar matriculados por la autoridad competente, podrán prescribir los psicotrópicos incluidos en las listas II, III y IV, los que sólo podrán ser utilizados en medicina veterinaria.
En las recetas deberán figurar el nombre y domicilio del propietario del animal, fecha y dosis; serán manuscritas en forma legible por el veterinario y se extenderá por duplicado. Las recetas que contengan psicotrópicos de la lista II, deberán ser previamente visadas por la autoridad sanitaria competente. El original será archivado por el farmacéutico por el término de 2 años y el duplicado deberá remitirlo a la autoridad sanitaria competente, dando asimismo, cumplimiento a las demás obligaciones de los Arts. 13 y 14 de la presente ley.

ARTÍCULO 18º – Las recetas determinadas en los artículos 13, 14 y 17 de esta ley, podrán ser destruidas una vez cumplido el término señalado en cada caso, previa intervención de la autoridad sanitaria competente.

CAPÍTULO VI
APROVISIONAMIENTO EN MEDIOS DE TRANSPORTE

ARTÍCULO 19º – La autoridad sanitaria nacional reglamentará las condiciones de aprovisionamiento y administración de los psicotrópicos incluidos en las listas II, III y IV en medios de transporte de matrícula nacional. También reglamentará las condiciones de aprovisionamiento eventual en territorio argentino de naves y aeronaves de matrícula extranjera.

ARTÍCULO 20º – Los psicotrópicos incluidos en las listas II, III y IV cuyo uso sea indispensable por razones médicas en medios de transporte internacional, no se consideran comprendidos en el régimen previsto en el capítulo II de esta ley, pero estarán sujetos a las medidas de inspección y contralor que determine la autoridad sanitaria nacional.

CAPÍTULO VII
DE LAS SANCIONES Y LA PRESCRIPCIÓN

ARTÍCULO 21º – Las infracciones a las normas de la presente ley y de las reglamentaciones que en su consecuencia se dicten, serán pasibles de las siguientes sanciones, que se graduarán pudiendo acumularse según la gravedad y circunstancias de cada caso, sin perjuicio de lo establecido en el Artículo 22:
a) Multa de $ 100 a $ 50.000, pudiendo aumentarse hasta el décuplo en caso de reincidencia.
b) Comiso de los psicotrópicos en infracción.
c) Suspensión o cancelación de la autorización de elaboración y venta de los psicotrópicos en infracción.
d) Clausura temporaria o definitiva, parcial o total del establecimiento en infracción.
e) Suspensión o inhabilitación para el ejercicio de la actividad comercial específica o de la profesión hasta un lapso de 3 años. En caso de extrema gravedad o múltiple reiteración de la o de las infracciones, la inhabilitación podrá ser definitiva.

ARTÍCULO 22º – Las acciones tipificadas por los artículos 204 bis, 204 ter y 204 quater del Código Penal, ejecutadas respecto de los psicotrópicos incluidos en las listas I y II de la presente ley, serán reprimidas con las penas que dichos Artículos estatuyen.

ARTÍCULO 23º – El producto de las multas que por imperio de esta ley aplique la autoridad sanitaria nacional, ingresarán al Fondo Nacional de la Salud, dentro del cual se contabilizará por separado y deberá destinarse a funciones de fiscalización o policía sanitaria.
El producto de las multas que apliquen las autoridades sanitarias provinciales se ingresará de acuerdo a lo que en las respectivas jurisdicciones se disponga, pero con análogo destino al expresado en el párrafo anterior.

ARTÍCULO 24º – Las acciones administrativas emergentes de infracciones a la presente ley y a los reglamentos que en su consecuencia se dicten, prescribirán a los 2 años. La prescripción quedará interrumpida por los actos de procedimientos administrativos o judicial o por la comisión de una nueva infracción.

CAPÍTULO VIII 
DEL PROCEDIMIENTO

ARTÍCULO 25º – Las infracciones a esta ley y a sus disposiciones reglamentarias, serán sancionadas por la autoridad sanitaria competente, previo sumario que asegure el derecho de defensa de los presuntos infractores, conforme al procedimiento que se fije en cada jurisdicción. Las constancias del acta labrada en forma al tiempo de verificarse la infracción, podrán ser consideradas como plena prueba de la responsabilidad del imputado, en cuanto no sean enervadas por otras pruebas.

ARTÍCULO 26º – Contra las decisiones administrativas que la autoridad sanitaria dicte en virtud de esta ley podrá interponerse, una vez agotada la vía administrativa, recurso de apelación para ante la autoridad judicial competente, según la jurisdicción en que se hayan dictado, con expresión concreta de agravios y dentro de los 5 días hábiles de notificada la resolución administrativa definitiva.
Los recursos, tanto administrativos como judiciales se concederán con efecto suspensivo. Si la sanción apelada fuera alguna de las previstas en los Incs. b), c) y d) del Artículo 21, el recurso podrá concederse con efecto devolutivo, cuando a juicio fundado de la autoridad competente exista un riesgo para la salud de las personas.

ARTÍCULO 27º – La falta de pago de las multas aplicadas, hará exigible su cobro por vía de ejecución fiscal, constituyendo suficiente título ejecutivo el testimonio de la resolución condenatoria firme expedido por el organismo de aplicación o la autoridad judicial.

CAPÍTULO IX
DE LAS MEDIDAS PREVENTIVAS Y FACULTADES DE INSPECCION

ARTÍCULO 28º – Sin perjuicio del sumario establecido en el Artículo 25 y de la sanción que en definitiva corresponda, la autoridad sanitaria competente podrá adoptar las siguientes medidas preventivas:
a) Si se incurriere en actos u omisiones que constituyeran un peligro para la salud de las personas, proceder a la clausura, total o parcial de los locales en que los mismos ocurrieron, u ordenar suspender la elaboración y/o el expendio de los psicotrópicos incluidos en las listas I, II, III y IV cuestionados. Dichas medidas, no podrán tener una duración mayor de 90 días.
b) Clausurar los establecimientos o locales que funcionen sin la correspondiente autorización.
c) Proceder al secuestro o intervención de los psicotrópicos no autorizados.
Los interesados podrán interponer contra las medidas preventivas referidas al recurso previsto en el Artículo 26 de esta ley, el que se concederá con efecto devolutivo.

ARTÍCULO 29º – La autoridad sanitaria competente está facultada para verificar el cumplimiento de esta ley y de sus disposiciones reglamentarias, mediante inspecciones, retiro de muestras y  pedidos de informes. A tales fines sus funcionarios autorizados tendrán acceso a los establecimientos, habilitados o no, en que se ejerzan o presuma el ejercicio de las actividades previstas por esta ley, y podrán proceder al secuestro de elementos probatorios, disponer la intervención de los psicotrópicos en infracción y el nombramiento de depositarios.

ARTÍCULO 30º – A efectos de lo dispuesto en los artículos 28 y 29 de la presente ley, la autoridad sanitaria podrá requerir en caso necesario el auxilio de la fuerza pública y solicitar órdenes de allanamiento de jueces competentes.

CAPÍTULO X 
DISPOSICIONES VARIAS

ARTÍCULO 31º – Esta ley y sus disposiciones reglamentarias, se aplicarán y harán cumplir por las autoridades sanitarias nacional y provinciales en sus respectivas jurisdicciones. Sin perjuicio de ello, la autoridad sanitaria nacional podrá concurrir, cuando lo estime necesario, para hacer cumplir dichas normas en cualquier parte del país.

ARTÍCULO 32º – La autoridad sanitaria nacional y los organismos de seguridad deberán intercambiarse permanentemente toda información necesaria para prevenir y combatir el uso indebido y la fabricación o tráfico ilícitos de los psicotrópicos contemplados en la presente ley.

ARTÍCULO 33º – El Poder Ejecutivo Nacional y el de cada una de las provincias, reglamentará las normas de procedimientos para la aplicación de las sanciones y de las medidas preventivas y de inspección que prevé la presente ley, en sus respectivas jurisdicciones.

ARTÍCULO 34º – El Poder Ejecutivo Nacional, al dictar las disposiciones reglamentarias de la presente ley, establecerá los plazos dentro de los cuales deban ser modificadas y ajustadas a estas normas las situaciones existentes al tiempo de su entrada en vigencia.

ARTÍCULO 35º – Queda derogado el Decreto Nº 257 del 16 de Enero de 1964 (XXIV – A 212) y toda otra disposición que se oponga a la presente ley.

ARTÍCULO 36º – Comuníquese, etc..

(1) – Según texto modificado por Ley Nº 20.179, sancionada y promulgada el 22/2/73, y publicada en B.O. el 2/3/73
(2) – Según texto modificado por Ley Nº 19.678, sancionada y promulgada el 12/6/72, y publicada en B.O. el 21/6/72

La Plata, 3 de octubre de 1995

Visto el Expte. N° 2900-5433/95 por el cual se tramita la Reglamentación del Artículo 3° Inc. a) de la Ley 4.534, y

CONSIDERANDO:
Que por la citada normativa se indica que los médicos están obligados a “prescribir en castellano, en formularios impresos con su nombre, profesión y domicilio. Las fórmulas deben ser firmadas y fechadas e indicará el uso”;
Que las leyes 17.818 y 19.303, respecto a la prescripción de los medicamentos de las listas III y IV, determinan recaudos para la prescripción de dichos psicofármacos;
Que en la práctica se observa la utilización de distintos tipos y ordenes de recetarios, dando lugar a adulteraciones y falsificación de recetas;
Que en tal sentido y en procura de aunar esfuerzos para imprimirle Seguridad al Sistema, se firmó con fecha 13 de marzo del cte. año un convenio entre el Ministerio de Salud, la Secretaría de Prevención y Asistencia de las Adicciones y los Colegios de Farmacéuticos y Médicos de la Provincia de Buenos Aires, a los efectos de poner en vigencia un nuevo tipo de recetarios;
Que en consecuencia, corresponde dictar el acto administrativo pertinente, accediendo a lo solicitado;
Que en tal sentido se ha expedido la Asesoría General de Gobierno a fojas 74;
Por ello,
EL GOBERNADOR DE LA PROVINCIA DE BUENOS AIRES
DECRETA

ARTÍCULO 1°: Reglamentase el Artículo 3° inciso a) de la Ley 4.534, para la prescripción de todos los medicamentos clasificados como psicofármacos, según listas III y IV incluidas en las Leyes 17.8l8 y 19.303.

ARTÍCULO 2°: La prescripción de los psicofármacos indicados en el Artículo anterior deberá realizarse en los formularios receta que se aprueba por el presente, cuya impresión corresponderá exclusivamente al Ministerio de Salud, los que serán en papel color naranja numerados correlativamente, llevarán el Escudo de la Provincia de Buenos Aires y los nombres del Ministerio de Salud y de la Secretaría de Prevención y Asistencia de las Adicciones, cuyo modelo se adjunta como Anexo, pasando a formar parte del presente.

ARTÍCULO 3°: Los formularios receta determinados en el Artículo anterior, serán de uso obligatorio en toda la Provincia de Buenos Aires, correspondiendo su distribución al Ministerio de Salud por medio de: a) Las Sedes de Regiones Sanitarias para provisión exclusivamente de Hospitales Municipales, Provinciales y Nacionales, donde los hubiere y cualquier otro establecimiento público donde se prescribe. b) Las Sedes de Distrito del Colegio de Médicos, para su utilización por parte de los médicos en sus consultorios, clínicas, sanatorios y cualquier otro establecimiento no oficial, donde los médicos prescriban.

ARTÍCULO 4°: Los Distritos del Colegio de Médicos controlarán la distribución de los recetarios determinando los mecanismos más idóneos para ello, asegurándose la adecuada utilización por los médicos matriculados y debidamente autorizados.

ARTÍCULO 5°: El presente Decreto será refrendado por el Señor Ministro Secretario en el Departamento de Salud.

ARTÍCULO 6°: Regístrese, comuníquese, publíquese, dese al Boletín Oficial y pase al Ministerio de Salud, a sus efectos.

Firmado: Dr. Eduardo A. Duhalde
Gobernador de la Provincia de Buenos Aires
Firmado: Dr. Juan José Mussi
Ministro de Salud de la Provincia de Buenos Aires

La Plata, 02 de Diciembre de 1999.
Visto el expediente Nº 2900-70753/99 por el que se propicia la aprobación e implementación de un nuevo recetario para prescribir psicofármacos de las Listas III y IV incluidas en las Leyes 17.818 y 19.303, y

CONSIDERANDO:
Que por Decreto Nº 3391/95 se reglamentó el Artículo 3º inciso a) de la Ley 4.534, referente a la prescripción de todos los medicamentos clasificados como psicofármacos, según las listas y  Leyes citadas en el exordio;
Que asimismo por dicho decreto se dispuso la utilización de formularios recetas de uso obligatorio, impresos exclusivamente por el Ministerio de Salud, en papel color naranja, cuyo modelo forma parte del referido decreto;
Que a fojas 2 la Dirección de Salud Mental de dicha Secretaría de Estado, propone reemplazar dicho formulario con un diseño en el que se agregan Datos del adquirente del medicamento y mayores medidas de seguridad, con el objeto de impedir su adulteración y/o falsificación;
Que atento a la índole de la cuestión planteada y teniendo en cuenta que el recetario en vigencia surgió de un Acta Acuerdo celebrado entre el Ministerio de Salud, la Secretaría de Prevención y Asistencia de las Adicciones y los Colegios de Farmacéuticos y de Médicos de la Provincia de Buenos Aires, se requirió la opinión de los citados Organismos, los que responden a fojas 11, 13 y 15 prestando conformidad al diseño del nuevo Formulario;
Que no obstante, los referidos Colegios Profesionales sugieren determinar la validez de la recetar por el término de “30 días a partir de la fecha de emisión”, prestando su conformidad a fojas 17 la Dirección de Políticas del Medicamento;
Que en consecuencia, corresponde hacer lugar a la gestión promovida;
Que a fojas 7 se ha expedido favorablemente la Asesoría General de Gobierno;

Por ello, EL GOBERNADOR DE LA PROVINCIA DE BUENOS AIRES.

DECRETA:

ARTÍCULO 1º.– Apruebase el nuevo Formulario de Receta para la prescripción de Psicofármacos de las Listas III y IV incluidas en las Leyes 17.818 y 19.303, cuyo modelo se adjunta como anexo pasando a formar parte del presente acto, en reemplazo del que fuera aprobado por Decreto Nº 3321/95, siendo de uso obligatorio a partir de su implementación, por los motivos expuesto en los considerandos del presente.

ARTÍCULO 2º.– Determinase que las disposiciones no modificadas del Decreto Nº 3321/95, mantienen su vigencia.

ARTÍCULO 3º.– El presente decreto será refrendado por el Señor Ministro Secretario en el Departamento de Salud.

ARTÍCULO 4º.– Regístrese, comuníquese, publíquese, dése al Boletín Oficial y pase al Ministerio de Salud, a sus efectos.

DR. EDUARDO ALBERTO DUHALDE
GOBERNADOR DE LA PROVINCIA DE BUENOS AIRES
Dr. JUAN JOSE MUSSI
MINISTRO DE SALUD

La Plata, 31 de mayo de 2001

Visto el expediente Nº 2900-20093/01 por el cual la Dirección de Políticas del Medicamento y la Subsecretaría  de Coordinación y Atención de Salud, gestionan la autorización correspondiente para efectuar un cambio en el color y tipo de papel del Formulario de Receta para la prescripción de Psicotrópicos de las Listas III y IV incluidas en las Leyes 17.818 y 19.303, que fuera aprobado por Decreto 3549/99, y

CONSIDERANDO:
Que dicha solicitud se fundamenta en que las Empresas Proveedoras han discontinuado el suministro de papel Copi Cel, color naranja, que se venía utilizando de conformidad por lo dispuesto por el Decreto citado en el exordio;
Que a fojas 2 la Comisión de Uso Racional de Psicofármacos y Psicotrópicos propone para suplir dicho abastecimiento el papel Spring Cel, color rosa, a de asegurar la continuidad del uso del Recetario;

Por ello,
EL GOBERNADOR DE LA PROVINCIA DE BUENOS AIRES
DECRETA

ARTÍCULO 1º- Autorizase el cambio de papel Copi Cel, color naranja utilizado en el Formulario de Receta para la prescripción de Psicofármacos de las Listas III y IV incluidas en las Leyes 17.818 y 19.303, que fuera aprobado por el Decreto 3549/99, por el papel Spring Cel, color rosa, por los motivos expuestos en los considerando del presente.

ARTÍCULO 2º- El presente decreto será refrendado por el Señor Ministro Secretario en el Departamento de Salud.

ARTÍCULO 3º- Regístrese, comuníquese, publíquese, dese al “Boletín Oficial” y pase al Ministerio de Salud. Cumplido, archívese.

Firmado
Dr. Carlos Federico Ruckauf
Gobernador de la Provincia de Buenos Aires
Firmado
Dr. Juan José Mussi
Ministro de Salud de la Provincia de Bs. As.

Resolución Nº 219
Provincia de Buenos Aires
MINISTERIO DE SALUD
SUBSECRETARÍA DE CONTROL SANITARIO

La Plata, 19 de marzo de 2014.

VISTO el expediente Nº 2900-45324/12, por las cuales se gestiona la reglamentación del sistema de rúbrica de los libros de control de los establecimientos farmacéuticos y del procedimiento de destrucción de recetas, y la aprobación de los nuevos modelos de formularios para la adquisición y receta para prescripción de estupefacientes y/o psicotrópicos, y

CONSIDERANDO:
Que conforme lo previsto por el artículo 15 de la Ley Nº 17.818, las droguerías y farmacias deben llevar un libro de registro de entrada y salida de estupefacientes, foliado y rubricado por la autoridad sanitaria competente, en la cual se asentarán diariamente con la firma del Director Técnico, la cantidad de sustancias, preparados, fórmulas y unidades de especialidades ingresadas y expedidas, y los datos de identificación del destinatario;
Que asimismo, la norma citada prevé que las recetas correspondientes a especialidades estupefacientes deberán ser despachadas por el farmacéutico una única vez, debiendo ser los originales copiados en el libro recetario y archivados por el Director Técnico de la farmacia durante dos (dos) años. Estas recetas pondrán ser destruidas una vez cumplido el término señalado, previa intervención de la autoridad sanitaria;
Que en el mismo sentido, la Ley Nº 19.303 establece que los medicamentos psicotrópicos deben ser registrados en un libro de entradas y salidas de drogas, foliado y rubricado por la autoridad sanitaria competente;
Que en lo concerniente a las recetas, la norma mencionada en el último término, prevé la obligación del farmacéutico de archivarlas por el plazo de dos (2) años, pudiendo ser destruidas luego de dicho término previo intervención de la autoridad sanitaria competente;
Que por otra parte, el Decreto Nº 3.521/00 establece los libros reglamentarios que deben poseer los establecimientos farmacéuticos para cada una de las actividades que se desarrollen;
Que el departamento de Control de Estupefacientes y Psicotrópicos de la Dirección de Farmacia formula diversas propuestas para actualizar el sistema de rúbrica de los libros de contralor de estupefacientes y psicotrópicos, como asimismo, en cuanto al mecanismo de destrucción de recetas de archivo;
Que en relación a la propuesta referida a los Libros de Control, se considera que atento a que éstos se encuentran encuadernados y foliados por la imprenta, no sería necesaria la aplicación del sello en cada una de sus hojas, ya que la seguridad de los datos que en ellos debe volcarse, estaría dada por las características propias de los mismos, pues para sustituir alguna foja, habría que desmembrarlos;
Que las modificaciones propuestas redundarán en beneficios tales como la reducción de recursos materiales y humanos destinados al sellado de libros agilizando a su vez el trámite a favor de los administrados;
Que en otro aspecto, se gestiona el cambio de diseño de los formularios de adquisición de estupefacientes y psicotrópicos;
Que sobre el particular, la Asesoría General de Gobierno ha dictaminado que “… la emisión de vales de adquisición en forma conjunta no violenta las normas que reglamentan la comercialización de estupefacientes y psicotrópicos, razón por la cual podrían ser impresos de la manera propuesta…”;
Que la presente medida se dicta en uso de las atribuciones conferidas por el artículo 21 del Decreto Nº 2.382/11, y su Anexo, punto 3;

Por ello,
LA SUBSECRETARÍA DE CONTROL SANITARIO, RESUELVE:

ARTÍCULO 1°. Establecer que el sellado de los libros reglamentarios de los distintos tipos de establecimientos farmacéuticos que realiza la Dirección de Farmacia, debidamente foliados de imprenta, se efectuará en la primera y última hoja de los mismos. La rúbrica de tales libros, se hará en la carátula de cada uno de ellos por parte del Jefe de Departamento Control de Estupefacientes y Psicotrópicos.

ARTÍCULO 2°. A los efectos de la destrucción de las recetas de archivo correspondientes a los psicotrópicos de la lista IV, los farmacéuticos directores técnicos deberán solicitar a esta Autoridad de Aplicación la pertinente intervención detallando la numeración de los formularios a destruir. La autorización será otorgada por escrito, siempre que queden archivadas en la farmacia las recetas correspondientes a los últimos (3) años.

ARTÍCULO 3°. Aprobar el modelo de formulario para adquisición de estupefacientes y/o psicotrópicos que como el Anexo I se adjunta a la presente.

ARTÍCULO 4°. Aprobar el modelo de receta para la prescripción de estupefacientes lista I y II o psicotrópicos lista II que se adjunta al Anexo II.

ARTÍCULO 5°. La presente Resolución entrará en vigencia a partir del día siguiente al de su publicación en el Boletín Oficial.

ARTÍCULO 6°. Regístrese, comuníquese, notifíquese y archívese.
Silvia I. Caballero
Subsecretaría de Control Sanitario

ANEXO I

Anverso