Seguimiento del brote de hantavirosis en Epuyén, provincia de Chubut

28 de febrero de 2019 – Boletín Integrado de Vigilancia – Dirección Nacional de Epidemiología y Análisis de la Situación de Salud (Argentina)

Introducción

La enfermedad por hantavirus es una zoonosis emergente producida por virus ARN pertenecientes a la familia Bunyaviridae. Los virus tienen una distribución mundial, y producen en los seres humanos dos formas clínicas graves, la fiebre hemorrágica con síndrome renal en Asia y Europa y el síndrome cardiopulmonar por hantavirus en América. Son transmitidos al ser humano por roedores silvestres, reservorios naturales, que presentan una infección crónica asintomática con viremia persistente y eliminan el virus a través de la orina, saliva y excretas.

Los hantavirus se transmiten fundamentalmente por inhalación de aerosoles cargados de partículas virales provenientes de las heces, orina y saliva de roedores infectados. Otras posibles vías de transmisión son: contacto con excrementos o secreciones de ratones infectados con las mucosas conjuntival, nasal o bucal, o mordedura del roedor infectado. La transmisión al humano generalmente ocurre al introducirse en el hábitat de los roedores en zonas sub-urbanas y ambientes rurales, principalmente en los peridomicilios y durante el desarrollo de actividades laborales, recreativas, o en lugares cerrados como galpones o depósitos infestados por roedores.

Los síntomas del síndrome cardiopulmonar por hantavirus generalmente se presentan dos a cuatro semanas después de la exposición inicial al virus. Sin embargo, los síntomas podrían iniciar en una semana o tardíamente hasta seis semanas después de la exposición. La tasa de letalidad de los casos puede alcanzar 35 a 50%.

Antecedentes

En Argentina circulan dos especies de hantavirus (Andes y Laguna Negra) y al menos 10 genotipos virales diferentes; ocho de ellos han sido asociados al síndrome cardiopulmonar por hantavirus: Andes Sur, Andes Lechiguanas, Andes Buenos Aires (HU39694), Andes Central Plata, Andes Orán, Andes Bermejo, Andes Juquitiba y Laguna Negra.

Existe evidencia desde 1998 de transmisión persona a persona para virus Andes, y por ello, las secreciones y otros fluidos humanos deben considerarse potencialmente peligrosos.

Entre 2013 y 2018, se reportó anualmente un promedio nacional de 100 casos, con 111 fallecidos confirmados. La letalidad es de 18,6%, llegando en algunas provincias de la región Sur del país a cerca de 40%.

Se identificaron cuatro regiones endémicas: Norte (Salta, Jujuy), Centro (Buenos Aires, Santa Fe, y Entre Ríos), Noreste (Misiones) y Sur (Neuquén, Río Negro y Chubut). Las provincias de Buenos Aires, Salta y Jujuy son históricamente las que reportaron la mayor frecuencia de casos.

A partir del incremento en el número de casos observados de síndrome cardiopulmonar por hantavirus por encima de lo esperado en la localidad de Epuyén, provincia Chubut, desde el mes de noviembre (semana epidemiológica 44) se inició la investigación que se describe a continuación.

Caracterización del brote

La localidad de Epuyén pertenece al departamento Cushamen de la provincia de Chubut, y se encuentra situada en la frontera con Chile. Cuenta con una población aproximada de 1.749 habitantes, según el censo 2010. En los últimos 10 años se registraron en esta localidad cinco casos de síndrome cardiopulmonar por hantavirus.

El caso índice del brote tuvo exposición ambiental e inició síntomas en la semana epidemiológica (SE) 44. A partir de dicho caso se registraron cinco casos relacionados a un evento social ocurrido en esa localidad a la que asistió el caso índice en la misma SE. Estos contactos iniciaron síntomas entre las SE 47 y 48. Los casos detectados posteriormente presentaron antecedente epidemiológico de contacto familiar, laboral o social con casos confirmados.

Entre la SE 44 de 2018 y hasta el momento se notificó en relación al brote de Epuyén un total de 34 casos confirmados, de los cuales 11 fallecieron, registrando hasta el momento una letalidad de 32,3%.

A partir de esta situación se emitieron alertas epidemiológicas a nivel provincial y nacional instando a fortalecer la vigilancia de casos sospechosos con nexo epidemiológico con Epuyén, así como el seguimiento clínico de los contactos con un caso confirmado de hantavirosis de esta localidad, y difundir las medidas de prevención de todas las formas de transmisión a la población y equipos de salud.

Uno de los casos confirmados fue reportado en una persona residente de la provincia de Palena, región de Los Lagos, Chile, quien es personal de salud, y tuvo inicio de síntomas el 2 de enero de 2019; este caso no tiene antecedente de viaje a Epuyén, pero alojó y cuidó a un caso confirmado procedente de Epuyén.

Dos casos se presentaron en la localidad de El Bolsón, Río Negro. Uno de ellos cuido a un familiar en la ciudad de Esquel y luego retorno a El Bolsón, donde se produjo el contagio del otro caso por contacto familiar.

Según la fecha de inicio de los síntomas los últimos casos confirmados corresponden a la SE 6

Fuente: https://www.argentina.gob.ar/sites/default/files/biv_441.pdf