Vigilancia de malaria

28 de octubre de 2018 – Boletín Integrado de Vigilancia – Dirección Nacional de Epidemiología y Análisis de la Situación de Salud (Argentina)

Antecedentes

La malaria o malaria es una enfermedad potencialmente mortal causada por la infección de una o más de cinco especies de parásitos protozoarios intracelulares: Plasmodium vivax, P. falciparum, P. ovale, P. malariae y P. kno-wlesi, que se transmiten al ser humano por la picadura de mosquitos hembra infectados del género Anopheles.

La fiebre intermitente suele ser la forma de presentación clínica más frecuente. El cuadro clínico clásico consiste en accesos febriles precedidos por escalofrío y seguidos de intensa sudoración, cuya periodicidad depende de la especie de Plasmodium involucrada. Sin embargo, en los casos procedentes de comunidades donde existe una alta carga de enfermedad, este cuadro puede no presentarse.

Se estima que en el año 2016 hubo 216 millones de casos de malaria en todo el mundo; la mayoría de los casos se registraron en la Región de África de la Organización Mundial de la Salud (90%), seguidos por la Región del Sud-este Asiático (7%) y la Región del Mediterráneo Oriental (2%).

En la Región de las Américas, después de un descenso sostenido en el número de casos de malaria desde 2005 hasta 2014, a partir de 2015 se observó un nuevo aumento. Desde 2016, doce países de la Región notificaron un aumento de casos de malaria: Brasil, Colombia, Ecuador, El Salvador, Guyana, Haití, Honduras, Nicaragua, Panamá, México, Nicaragua y Venezuela. Adicionalmente, Cuba y Costa Rica notificaron casos autóctonos y Honduras registró casos de malaria en un área donde no se habían detectado casos recientemente. En contrapartida, a principios de este año Paraguay certifico la eliminación de malaria en todo el país.

La historia de la malaria en Argentina abarca cerca de 200 años. Fue la primera nación que redujo significativa-mente la enfermedad a niveles mínimos comparados con los preexistentes en América del Sur, mediante la utilización de principios y procedimientos que sirvieron de modelo a otros países, y a una legislación considerada en esa época como la más completa y efectiva, entre las existentes de la misma materia en el mundo. Gracias a ello, y al impacto producido por la campaña de erradicación con DDT (dicloro difenil tricloroetano) entre 1947 y 1949, la tendencia en el número de casos de malaria se tornó francamente descendente, con años epidémicos relacionados con la situación de los países limítrofes. Los últimos brotes registrados fueron en la provincia de Misiones en el año 2007 y en la provincia de Salta en el año 2010, año en que se notifican los últimos casos autóctonos por P. vivax, como resultado de las acciones llevadas a cabo por el Ministerio de Salud de Argentina, en estrecha colaboración con las provincias y los servicios de salud.

Se debe destacar que si bien en el país los casos autóctonos existentes hasta 2010 se debieron a P. vivax, existe la posibilidad de introducción de casos de malaria por P. falciparum provenientes de otros países, por lo cual se debe estar atento a la posibilidad de desarrollo de formas graves.

En relación a los casos importados, entre la semana epidemiológica (SE) 1 de 2005 y la SE 43 de 2018 se notificaron 456 casos importados de malaria. El 72,4% (330/456) fueron provenientes de América del Sur, 12,7% (58) de África, 1,4% (6) de Asia y 0,7% (3) de la región del Caribe. Entre 2005 y 2010 la mayor parte de los casos provenían de Bolivia. A partir de 2011 hay una disminución de los casos provenientes de este país y un aumento de los casos procedentes de países de África, que representan 42,6% (49/115) del total entre 2011 y 2018.

Se han reportado cuatro fallecimientos en casos importados durante el período 2005-2017: tres por P. falciparum y uno por P. malariae, notificados en Santa Fe, en Buenos Aires y en la Ciudad Autónoma de Buenos Aires, en los años 2005, 2011, 2012 y 2017 respectivamente, importa-dos de Nigeria (2), Costa de Marfil (1) y Uganda (1).

Hasta la SE 43 del corriente año se confirmaron 15 casos de malaria importada. Diez de estos casos fueron de nacionalidad venezolana, y entre ellos 6 presentaron antecedentes previos de malaria. De los 5 casos restantes, 3 fueron de nacionalidad argentina, (2 con antecedentes de viaje a Perú y uno a Nigeria); el cuarto caso fue una mujer de nacionalidad brasileña con antecedentes de viaje a Tanzania; y el quinto caso, un hombre de nacionalidad camerunesa. En los tres casos provenientes de África (Nigeria, Tanzania y Camerún) se confirmó infección por P. falciparum en dos de ellos y P. ovale en el otro. Los 12 restantes correspondieron a P. vivax. En particular, los casos provenientes de Venezuela, 90% tenían entre 25 y 34 años; 6 son de sexo masculino y 4 de sexo femenino.

Desde el año 2011, los casos registrados en Argentina han sido exclusivamente importados (ver Gráfico 1), razón por la cual actualmente el país se encuentra en pro-ceso de certificación de la eliminación de la malaria. El proceso de certificación incluye la demostración –a partir de las bases de datos y la documentación existente– de la ausencia de casos autóctonos en los últimos tres años.

Por otra parte, para prevenir la reintroducción de la enfermedad es imperativo mantener:

− Un sistema de vigilancia que garantice la detección precoz de los casos importados,

− El diagnóstico y tratamiento oportuno y adecuado, y

− La vigilancia y control vectorial focalizado.

 

Fuente: Ministerio de Salud de la Nación

Para mayor información puede visitar el siguiente link:

https://www.argentina.gob.ar/sites/default/files/biv_426_se42_vf.pdf