Vigilancia integrada de síndrome urémico hemolítico al 15 de febrero de 2019

15 de febrero de 2019 – Boletín Integrado de Vigilancia – Dirección Nacional de Epidemiología y Análisis de la Situación de Salud (Argentina)

Situación actual

El síndrome urémico hemolítico (SUH) es una enfermedad de comienzo agudo con anemia hemolítica microangiopática, trombocitopenia, y compromiso renal agudo que se presenta generalmente a continuación de un episodio de diarrea con o sin sangre. Estos síntomas pueden acompañarse con fiebre, vómitos, dolor abdominal, y anuria u oliguria. Además, puede afectar otros órganos como sistema nervioso central, pulmones, páncreas y corazón, y llevar a la muerte debido a complicaciones neurológicas, intestinales, cardíacas o a infecciones intercurrentes. El período de incubación puede variar entre 2 y 10 días, con una media de tres o cuatro días, y el de transmisibilidad se extiende hasta tres semanas o más en los niños y de una semana o menos en los adultos, después del comienzo de la diarrea.

En Argentina, el agente etiológico más comúnmente asociado al SUH es Escherichia coli productora de toxina Shiga (STEC), un patógeno zoonótico transmitido por los alimentos y el agua, cuyo serotipo más frecuente es O157:H7, aunque hay más de 100 serotipos que poseen un potencial patógenico similar.
La fuente de información es el Sistema Nacional de Vigilancia de la Salud (SNVS), que hasta la semana epidemiológica (SE) 17 de 2018 se componía de tres subsistemas que proveían información sobre SUH (Vigilancia Clínica, Vigilancia por Laboratorios y de Unidades Centinela). A partir de la SE 18 de 2018, el antiguo SNVS fue reemplazado por el SNVS2.0, el cual integra las tres estrategias en un mismo sistema de información. Por lo tanto, los datos provienen desde la SE 1 hasta la SE 17 de 2018 de los tres componentes del antiguo SNVS y desde la SE 18 en adelante de las notificaciones realizadas al SNVS2.0.

De acuerdo a lo notificado hasta el 6 de febrero de 2019, durante el año 2018 se notificaron 319 casos de síndrome urémico hemolítico (SUH). Este número es inferior a la mediana (375 casos) y al promedio de casos (378) de los últimos ocho años (2010-2017). La incidencia acumulada fue de 0,72 casos cada 100.000 habitantes.

De los 319 casos notificados, 260 (82%) corresponden a menores de 5 años. En este grupo de edad, la mediana de casos notificados para el periodo 2010-2017 fue de 295 casos. La incidencia acumulada de 2018 fue de 6,96 casos cada 100.000 menores de 5 años
Con respecto a la distribución según edad, en el año 2018, el 44% de los casos se concentró en el grupo de 2 a 4 años y la tasa específica de notificación más alta se observó en el grupo de 1 año, con 12,34 casos cada 100.000 menores de 1 año

La distribución de casos según sexo para todas las edades, mostró una frecuencia levemente mayor en el sexo femenino, de 51,4%.

El corredor endémico cuatrisemanal transcurrió en las primeras cuatro cuatrisemanas (CS) por la zona de éxito hasta la CS 5, en la que se observa un pico en las notificaciones por encima de lo esperado. En las CS siguientes, el corredor vuelve mostrar casos dentro de lo esperado, hasta la CS 11, donde se observa un aumento de los casos entrando en la zona de alerta. Las diferentes jurisdicciones no pudieron establecerse nexos epidemiológicos entre los casos de las CS 5 y 11, sin poderse identificar hasta el momento una fuente común ni un sitio común de adquisición de la infección.

En cuanto al análisis por regiones y provincias, puede observarse que si bien en la región Centro se concentró 68% de los casos de todo el país, la tasa más elevada a nivel regional se observa en la región Sur, con 1,51 casos cada 100.000 habitantes, y en la que todas las provincias, a excepción de Río Negro, presentan más de un caso cada 100.000 habitantes, seguidas por las de la Región Cuyo con tasas de entre 0,81 y 1,18, y la Ciudad Autónoma de Buenos Aires en la región Centro, con 1,14 casos cada 100.000 habitantes.

El Laboratorio Nacional de Referencia para Escherichia coli productor de Shiga toxina (STEC), el Servicio de Fisiopatogenia del Instituto Nacional de Enfermedades Infecciosas/Administración Nacional de Laboratorios e Institutos de Salud ‘Dr. Carlos Gregorio Malbrán’ (INEI-ANLIS), analiza los patrones de E. coli de circulación en Argentina, en el marco de la vigilancia molecular por electroforesis de campo pulsado (PFGE). Los patrones están incluidos en la Base de Datos Nacional de E. coli O157, y contiene cepas recibidas desde el año 1988. Ese análisis muestra la distribución de los patrones prevalentes en el país, con prevalencia del patrón AREXHX01.011, asociado a enfermedad humana, pero también a alimentos y animales, con circulación en todo el país. Este patrón corresponde a cepas de E. coli O157 portadoras del genotipo stx2/stx2c de alto poder patogénico. En el período de 2015-agosto 2018, se observó una mayor circulación de cepas correspondientes al patrón AREXHX01.0650, desplazando en frecuencia al patrón AREXHX01.011.

La primera cepa de E. coli O157:H7 del patrón AREXHX01.0650, genotipo stx2a/stx2c/eae/ehxA, se detectó en la provincia de Mendoza en el año 2002, aislada de un caso de diarrea.

Hasta el año 2012, la frecuencia de detección fue de 1 o 2 casos de enfermedad humana por año, en las provincias de Mendoza, Chubut, Buenos Aires y Santa Fe.
Desde el año 2013 y hasta agosto de 2018, se observó un incremento de casos asociados a este patrón (7 a 12 casos por año). En los años 2015, 2016 y 2017, se aislaron cepas de E. coli O157:H7, patrón AREXHX01.0650, genotipo stx2a/eae/ehxA, asociadas a casos esporádicos de diarrea con y sin sangre, síndrome urémico hemolítico, y brotes familiares, fundamentalmente en las provincias de la región Sur del país (Neuquén, Chubut y Río Negro, 40% del total), con capacidad patogénica y de transmisibilidad.

Es importante realizar la vigilancia molecular de los patrones circulantes en tiempo real para detectar cepas con alta capacidad patogénica y transmisibilidad, implementar la vigilancia epidemiológica y detectar los potenciales reservorios.